Cuatro errores inconscientes que pueden descartarte en una entrevista

Durante una entrevista, ya sea de trabajo o de otra índole, no sólo debemos centrarnos en lo que contamos, sino también en cómo lo contamos. La imagen que trasmitimos mediante nuestros gestor, actuaciones, posturas, miradas, etc., puede delatarnos en cuanto a determinados aspectos de nuestra personalidad. Así que consideramos importante hacerse consciente de ello.

El lenguaje no verbal (es decir, miradas, estar sentado en la silla del despacho y mover la pierna todo el rato, mordernos las uñas…) nunca miente. Y no sólo eso, sino que además revela mucho sobre nosotros mismos.

A continuación vamos a describir cuatro situaciones inconscientes que pueden perjudicarnos en una entrevista.

1. No llegues tarde a la entrevista

“Bah eso es obvio”. Eso es lo que muchos pensamos cuando alguna vez nos hemos encontrado en charlas de este tipo. “¿Cómo voy a llegar tarde?” Bueno, supongamos que yo, desde la noche anterior, calculo minuto a minuto mis pasos hasta la hora de la entrevista. Pero, ¿y si se me rompe el coche?, ¿y si el autobús se rompe o llega más tarde de lo normal? ¿y si….?.

Es muy importante tener en cuenta todos los posibles imprevistos que pueden aparecer. Es preferible llegar al sitio mucho antes y hacer tiempo tomando algo que caer en estas situaciones.

Llegando puntual a los sitios, transmitimos seriedad, respeto y educación. Llegando tarde, además de hacer perder el tiempo a la otra persona también les hacemos creer desinterés por nuestra parte.

2. No te vistas de cualquier manera

¡Por supuesto! No vale cualquier manera. La ropa que elijamos para la entrevista tiene que ir acorde con nuestro estilo y manera de ser. Aunque esto también nos puede valer para todas situaciones. Yo no puedo ir a hacer footing con tacones ni al trabajo en chándal.

¡Recordemos que todo cuenta! Por ejemplo, el color negro se identifica con la “seriedad” o “profesionalidad” y los vaqueros dan a entender más “informalidad”.

3. No dejes que los nervios se apoderen de ti

Otra cosa importante, y no siempre fácil de controlar. Si entramos con miedo en una entrevista podría cerrarnos las puertas al puesto, ya que el entrevistador podría notarlo.

Está demostrado que los nervios, en cierta medida, ayudan a nuestra activación pero….¡no podemos pasarnos!

No transmitiendo ese miedo/nervios, estamos dando a entender que somos personas seguras de nosotras mismas. ¿Cómo demostrarlo?:

-Al entrar, saludamos con un apretón de mano firme (¡sin estrujar la mano pero que tampoco sea tan suave!). con esto transmitimos confianza.

-Durante la entrevista, debemos demostrar seguridad en función de la actitud y el cómo respondemos a las preguntas. No debemos mentir, no nos sirve de nada y encima seguro que nos pillan. Seamos sinceros y sin dudar, con firmeza en el tono de voz (¡pero sin gritar demasiado, no queremos que se asusten!).

-También es aconsejable que nos sentemos rectos pero ligeramente inclinado el cuerpo hacia delante. Mirándole a la cara y asintiendo de vez en cuando.

4. Evita realizar ciertos gestos

Como mencionamos anteriormente, durante la entrevista tenemos que evitar determinados gestos que nos pondrían en inferioridad frente a otros candidatos. Por ejemplo:

-Sentarse en la silla reclinado hacia atrás y apoyado en el respaldo denota pasotismo y desinterés.

-Cruzar los brazos en el pecho transmite inseguridad, o mover continuamente las piernas.

-No mantener el contacto visual con el entrevistador (lo que hemos dicho anteriormente de mirarle a la cara). Porque no haciéndolo, damos a entender timidez.

Es importante que identifiquemos todos aquellos gestos que tengamos inconscientes (por ejemplo el mío es morderme las uñas) para controlarlo durante las entrevistas. Como dice la escritora Elsa Punset, “el lenguaje no verbal es el lenguaje secreto de las personas. Decimos mucho más cuando no utilizamos palabras que cuando hablamos”.

Por último, hacerles saber a los lectores, que el hecho de llegar a la entrevista ya te pone en las fases finales de la selección. Así que ¡ENHORABUENA! Piensa que si estás ahí es porque consideran que vales. Pero no sólo tienen que pensarlo ellos, ¡TE LO TIENES QUE CREER TÚ!

Anuncios

2 comments

  1. Rocío Moreno · octubre 8, 2015

    Gracias por los consejos. Es cierto que a veces hacemos cosas sin darnos cuenta que se pueden malinterpretar. OS guardo como favoritas! Espero leer más de este estilo

    Me gusta

  2. Gloria · octubre 6, 2015

    Esperamos que os guste

    Me gusta

Gracias por comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s