Voy a probar a dejarme la piel

Llevaba varios días con la idea de escribir sobre resultados. Pero sobre esos que solo pueden obtenerse a través de esfuerzo diario, a través de no rendirse.

Hace unos días me encontré en una conversación sobre resultados debidos a la suerte o al esfuerzo. Y entonces me pregunté, ¿realmente existe la suerte? Séneca definió la suerte como “la intersección entre la preparación y la oportunidad”.“¿Y la lotería? ¿Y los juegos de azar?” Que sé que es lo que os puede venir a la mente… bueno mi opinión es que en ambas situaciones habéis puesto de vuestra parte para que pase, ya sea comprando un boleto o habiendo aprendido a jugar, ¿no? ¿Y qué hay de la gente con “suerte”? Bueno, al final no deja de ser gente preparada que se encuentra en la situación acertada (oportunidad). post esfuerzo

Pero no es por ahí por donde quiero que vayan los tiros. Quiero encaminar estas palabras a lo que podemos recoger después de tiempo (meses, incluso años) de cosecha.

Quien me conozca sabrá que todavía es pronto para que me ponga a recoger lo que yo misma estoy sembrando. Por lo que no puedo extenderme mucho… 😉

Así que voy a hablar de lo que sí puedo ir recogiendo, porque alguien lo lleva sembrando desde hace mucho tiempo. Hasta hace poco, debido a frustración e impotencia universitaria, me era muy recurrente el pensamiento: “¿de qué me sirve tanto esfuerzo?” En todas y cada una de las veces que me hacía esa pregunta siempre obtenía la misma respuesta de las mismas personas: “Hazme caso, nada es en vano. Al final ya verás como tendrá su resultado. Que la vida no regala nada”.

Ahora lo veo. Veo a personas que toda su vida ha sido esfuerzo tras esfuerzo, horas y horas de no rendirse, de trabajo bajo la lluvia o de reuniones interminables. De volverlo a intentar una y otra vez.

Me rodeo de personas que se dejan la piel día a día en lo que hacen. ¿Y el resultado? Ojalá pudiera describirlo con palabras…

Y es que es cierto que al final lo que obtienes es en la medida de lo que luchas. Porque el mundo no regala nada. Y si lo hiciera, no tendría tanto valor como haberlo conseguido por ti mismo. Y quiero seguir aprendiéndolo y verlo reflejado en la gente.

Admiro a las personas con iniciativa, con proactividad, con ganas de no parar de crecer, con hambre… Y no hablo de superdotad@s-superinteligentísim@s. Para nada. Hablo de personas que se esfuerzan y, que al final, sacan su trabajo les cueste lo que les cueste. Gente con capacidad de solución de problemas y anticipación. Que no se vaya detrás…

Y es que tengo comprobado, que son esas personas las que al final de su vida podrán decir que han conseguido todo lo que se han propuesto. Y probablemente no les haya sido un camino fácil, por supuesto que no. Claro que habrán tenido que andar sobre piedras y no sobre un caminito de rosas. Pero ¿y qué? Nadie dice que los buenos resultados sean fáciles de conseguir…

¿Y de momento mi resultado cuál es? Creo que, de momento, yo soy el resultado de muchos años de persistencia, de esfuerzo y confianza. Muchos años de tener claro el objetivo final. Una educación grabada a fuego y por la que voy a dejarme la piel. Os dejo una imagen con mensajes positivos 🙂

post esfuerzo 1

Espero que os haya gustado y os sirva en vuestra vida.

Podemos estar en contacto en el email: blogpsicologia15@gmail.com

Hasta la próxima!

Anuncios

7 comments

  1. Mabel Latorre · octubre 23, 2015

    Me ha encantado tu reflexión. Gracias por compartirla. En esta vida hay dos caminos: el camino estrecho y angosto, el del esfuerzo, el trabajo constante y muchas veces no reconocido, el del sacrificio y la renuncia y el camino ancho: el de no esforzarme y que me lo den todo hecho, el de la ley del mínimo esfuerzo, el de creerme el ombligo del mundo…..Con los años uno experimenta que el que te lleva a la verdadera felicidad es el primero
    Enhorabuena Gloria y de nuevo GRACIAS

    Me gusta

  2. Rosa Arrechea · octubre 23, 2015

    Es que no hay atajos. Es algo que se sospecha pero que se aprende con el tiempo. La cultura del esfuerzo, tan denostada en los últimos tiempos, es uno de los valores que hay que poner de moda. Enhorabuena por este artículo, ha hecho visible algo, a veces, escondido

    Me gusta

  3. Ignacio Palomo Izquierdo · octubre 23, 2015

    Gloria, me ha encantado. De veras. Primero: los que solo hablan de suerte suelen ser adalides del pecado capital de España, que es la envidia. No hay fruto, resultados y éxito sin trabajo duro, disciplina y esfuerzo. Segundo: tu Hactitud (con H de Hacer) es encomiable. Con una competencia así de hermosa y sana llegarás adonde te lo propongas. Tercero: muchas gracias por “desnudarte” ante los que te seguimos. Disfruto con tu blog. Feliz fin de semana.

    Me gusta

  4. Laura · octubre 21, 2015

    Una gran verdad. Quien no lucha no consigue nada. Estoy de acuerdo. Muy buen punto de vista

    Me gusta

Gracias por comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s