Lo que de verdad importa

Sé que hace semanas que no estaba por aquí pero quería esperar a contaros dos historias que tuve el placer de presenciar ayer a las 19:00 h  en Zaragoza en el congreso “Algo+” <<Sobre lo que de Verdad Importa>>. Este tipo de congresos reúne gente de diferentes partes del mundo las cuales narran anécdotas o vidas personales que engloban valores elementales.

Ya que soy muy dada a escuchar este tipo de congresos puedo permitirme la comparativa entre los diferentes ponentes que he escuchado.

Ayer en concreto, escuche la historia de vida de Albert Bosch y Jorge Font (pinchando en sus nombres aparecen sus biografías).

Con el primero me quedé con varios mensajes, o con varas frases quizá. La que más me gustó decía:

 “lo más arriesgado en la vida es vivir siendo algo que no quieres ser

Muy ligado al cumplimiento de sueños ¿no? La segunda frase que más me gusto fue cuando dijo que los sueños no vienen a casa, que hay que salir a buscarlos.

Mc.-Kinley-albert1-OrigDado uno de mis post anteriores, creo que ya sabéis que soy muy partidaria de salir de casa todos los días a dejarse la piel, implicando esfuerzo, adaptación (rápida) al cambio y persistencia (a veces con muuuucha paciencia). Así que está claro que las oportunidades para realizar nuestros sueños no van a venir a buscarnos a la puerta de casa. Y mi opinión es que una vez se nos ocurra, por decirlo de alguna manera, un sueño debemos ir a por ello pero con planificación, no a la locura y aventura. ¿De qué sirve mucha fuerza si no se sabe dosificar? Si aprietas mucho rompes y si no ejerces la suficiente no hay resultado. Total, de nada!!

En cuanto a este “consejo” la entrevistadora le preguntó si recomendaría salir a luchar por cualquier sueño o hay excepciones. Opino que siempre y cuando un sueño no invada las libertades y derechos de otros, adelante. Porque al final, no hay nada que dé mayor felicidad que cumplir un sueño, ¿no?

Esto último me recuerda a otra frase que dijo acerca del tiempo que nos dura la felicidad. Albert contó que uno de sus sueños era terminar una carrera en el Dakar, que después de varios intentos lo consiguió, y aun así no fue del todo feliz porque ya estaba pensando en lo siguiente. (Prometo un post dedicado exclusivamente al poco tiempo que dotamos a los momentos felices).

Volviendo a la primera frase “lo más arriesgado es vivir siendo algo que se quiere ser”. Sin hacer referencia a aquellas excepciones en las que no hay más opción, tras escuchar automáticamente me vino la siguiente pregunta “¿estaré viviendo mi sueño?”. Las ponencias de este tipo me encantan en el sentido de que me permiten detenerme durante un par de horas y analizar mi vida, darme cuenta de lo que realmente me hace feliz y lo que no me aportada nada. Y es esto lo que me permite crecer y madurar.

images (1)El segundo ponente Jorge Font fue también muy en la línea que Albert, pero dándole otro enfoque. Sin duda alguna me quedo con la siguiente frase:

no es la experiencia lo que importa, sino el cuento que te cuentan de ella

Y es verdad que cuando nos vemos inmiscuidos en una situación con cierta severidad, nuestra visión se nubla. Creemos cometer errores garrafales. Y es que lo que importa no es como nosotros nos percibimos, sino el cuento que nos cuentan de cómo lo vivimos. Jorge puso el siguiente ejemplo con estas dos imágenes; el medio es el mismo, pero no la manera en que se mira, se percibe, se vive y se narra.

aaron_fotheringham_sentado_al_limite_1                                 mujer_enmascarada

Otra idea que transmitió Jorge y que relacionó con la ponencia de Albert fue contando que su padre era el presidente de la federación de Figuras de Sky Acuático y puso que la puntuación mínima para entrar en competiciones era 7000 puntos. Jorge le argumentó que era mucha puntuación y narró como su padre le dijo:

“¿Cómo quieres vivir tu vida? ¿Cumpliendo los requisitos mínimos, o siendo la mejor versión de ti mismo?”

Creo que la sociedad (y cada vez más) exige no solo cumplir los requisitos mínimos y sino cumplirlos excelentemente, y para ello no hay que conformarse sólo con hacerlo…

Creo que Jorge es, como muchos otros en situaciones similares a la suya, un ejemplo de superación y esfuerzo. Un ejemplo que a los 19 años tuvo que volver a nacer y volver a aprender a vivir. Y eso no se consigue en casa y sin esfuerzo. Eso solo se consigue dejándose la piel y sacando siempre la mejor versión de sí mismo. Y creo que no hay que tener un accidente grave o estar cerca de morir para tratar de ser siempre eso, lo mejor de mí.

Os dejo un par de vídeos de ponencias suyas de otras ocasiones

Albert Bosch

Jorge Font

Espero que os haya gustado.

¡HASTA LA PRÓXIMA!