Tu Sonrisa Me Contagia

Ya estoy por aquí de nuevo! Esta vez quiero dar a conocer (dar un poquito más mejor dicho) un blog que es otro ejemplo de mi al rededor del resultado de esfuerzo diario y de un potencial muy admirable.

El blog al que me refiero se hace mención en el título “Tu sonrisa me contagia“. Tan solo tiene poco más de un añito y ya ha contagiado miles de sonrisas.

Como podéis leer en la entrevista, colaboran con con otros blogs y asociaciones con niños con cáncer ayudándoles a que nunca pierdan la sonrisa.

En su blog, narran microrelatos de historias cotidiana. Son las típicas historias que te llegan y te hacen pensar. Historias sobre diferentes situaciones; amor, amistad, recuerdos…

Es un blog que merece la pena leer, cualquier historia te enamorará, así que os recomiendo una buena taza de café o chocolate caliente, que pongáis cómodos en el sofá y que os dejéis llevar.

Os dejo la entrevista que les hice hace un par de semanas!

Espero que os guste!

Captura de pantalla 2016-05-08 a las 21.23.08

ENTREVISTA BLOG TU SONRISA ME CONTAGIA

¿Cómo surgió el título?

El título del blog surgió una tarde de charla y café. Para nosotros tiene un significado especial, puesto que va más allá de la literatura y las frases célebres.

¿Cómo surgió la idea de narrar micro historias?

Nosotros siempre hemos sido consumidores de micro historias puesto que, como dice su creador, Giovanni Levi “es como si se utilizara un microscopio” que te permite leer en poco tiempo distintos tipos de historias que es ideal para esos viajes a la universidad, trabajo, o los ratitos antes de dormir; hasta que un día nos preguntamos ¿por qué no aportamos nosotros las nuestras?

¿En algún momento os parasteis y reubicasteis la situación, es decir, momento en los que decides cambiar por completo la dirección del blog, por ejemplo?

Sí, poco a poco tienes que ir cambiando y ajustándote a lo que a tus seguidores les gusta o demandan, ya sea a nivel de estética, temático, etc.

¿Cuánto tiempo os costó llegar a dónde estáis ahora?

Hace poco más de un año, cuando decidimos comenzar esta andadura y desde entonces hemos ido creciendo de una manera que jamás imaginábamos. Todo ha sido gracias a la gente que nos lee e interactúa con nuestras publicaciones cada día, la que nos motiva y nos contagia sonrisas. El camino para llegar hasta aquí no ha sido fácil, pero esto solo acaba de empezar.

¿En algún momento os sentisteis abandonados? (En referencia a los inicios de un blog en los aun te conoce)

Por supuesto. Los inicios siempre son difíciles, hay momentos en los que no encuentras motivación porque ves que lo que publicas no siempre gusta, no transmite, no llega a las personas que nos acompañan. Pero lo último que uno puede hacer, con cualquier proyecto y con la vida, es abandonar. Siempre hay que seguir, actuar con positividad, esperanza, constancia e ilusión. Como dice nuestro maestro Benedetti “No te rindas, aún estas a tiempo de alcanzar y comenzar de nuevo, aceptar tus sombras, enterrar tus miedos, liberar el lastre, retomar el vuelo.”

¿Colaboráis con otros blog?

Si, y es algo que nos encanta. Actualmente colaboramos con The Idealist. También realizamos colaboraciones con asociaciones como Fundación Aladina, que ayuda a que los niños con cáncer nunca pierdan la sonrisa. Y eso es precisamente lo que somos, fabricantes de sonrisas.

¿Cómo difundís las historias?

Difundimos nuestras historias a través de nuestro blog http://tusonrisamecontagia.com/ , nuestra página de Facebook https://www.facebook.com/tusonrisamecontagia17 y nuestro Instagram https://www.instagram.com/tusonrisamecontagia/

¿Qué medios sociales os dan más audiencia?

La red social con más audiencia es Facebook. Sin embargo, Instagram es una red social que en los últimos meses está brindándonos una gran acogida y aceptación, además de ser una fuente de inspiración.

¿Están basadas en hechos reales las historias?

Es inevitable. Cuando nos sentamos a escribir, es difícil no impregnar los relatos con pequeñas pinceladas de tu vida, y la mayoría de las veces, nuestros seguidores se sienten identificados, lo cual nos hace sentir “acompañados”.

En caso de que no estén, ¿en qué tomáis inspiración?

También intentamos escribir sobre temas de actualidad: situaciones que vemos a través de las redes sociales, noticias que nos impactan o injusticias que tratamos de amplificar.

¿Qué consejo le darías a un@ blogger que acaba de empezar?

Como hemos dicho anteriormente, hay que tener claro que no va a ser fácil ni un camino de rosas, pero que con constancia y sin perder nunca la ilusión con la que se empieza el proyecto, todo es posible.

¿Qué cualidades hacen falta para mantener un blog?

Creemos que los dos ingredientes esenciales son la motivación y la constancia. Este cóctel es algo infalible, ya sea para mantener un blog o para cualquier otro proyecto, sueño o meta en nuestras vidas.

Gracias tu sonrisa me contagia por tan buenos consejos y palabras, espero colaborar en vuestro crecimiento. https://tusonrisamecontagia.com/

 

Captura de pantalla 2016-05-08 a las 21.23.34

Anuncios

Congreso LA GOTA DEL ÉXITO

El pasado jueves, en el club náutico de Zaragoza, tuve el placer de acudir al Congreso sobre Psicología, Coaching, Motivación y Desarrollo Personal, presentado por David Asensio (@sherpapersonal) y organizado junto con Jorge Gutierrez (@GutierrezSJorge) y Alberto Jóven (@alberjv). (Os dejo los links de las páginas personales de cada uno de ellos para que podáis conocerlos más a fondo).

El objetivo del congreso era la recaudación íntegra de las entradas destinada para la fundación Carlos Sanz.

La Fundación Carlos Sanz es una organización sin ánimo de lucro, creada en febrero del año 2008, con el objetivo principal de difundir y sensibilizar a la sociedad sobre la donación de órganos para salvar vidas.

Antes de dar comienzo las conferencias de los cuatro grandes, no puedo evitar señalar un par de frases en boca de David: “Nos educan para ser los números 1, nos presentan un éxito que no es real”, “Para conseguir un éxito, hay que fracasar muchas veces”.

jorge gutierrezCon estas dos frases dio pasó al psicólogo coach Jorge Gutierrez (LINKEDIN: Jorge Gutierrez; twitter: @gutierrezsjorge), quien enfocó la conferencia hacia el área emocional del ser humano. Tras varios ejercicios que nos ayudaron a ubicar dónde cada uno de nosotros sentimos las emociones, Jorge nos lanzó una serie de cuestiones en las que toda la sala se quedó en silencio, muchos intentando encontrar una respuesta acorde con sus estilos de vida y otros asumiendo lo inevitable. “¿Qué vemos cuando nos levantamos por la mañana y nos miramos al espejo?” “¿Nos gusta la imagen que proyectamos sobre nosotros mismos?” “¿Lo que estamos haciendo ahora es lo que lo habíamos planeado hacer?” Y lo más importante, “¿Me ayuda lo que hago actualmente para conseguir mi principal objetivo?” Todas estas preguntas se estuvieron agolpando en mi mente durante los siguientes días.

La intervención de Jorge me permitió hacer algo que hacía unos meses que no repetía. Parar, analizar mi vida, y reorientar los aspectos que había descarrillado.

La siguiente intervención, vino de la mano de la eminencia en éxito FRANCISCO ALCAIDE (@falcaide). Un nombre en mayúsculas.Francisco-Alcaide03-300x197

Francisco enfocó la conferencia hacia el lado más realista y racional del éxito. Francisco es promotor del desarrollo personal, lo que nos permite disponer de más recursos que nos ayudan a tener más accesibles las opciones. De nuevo, no puedo evitar dejaros unas frases que me encantaron:

“el éxito es el conocimiento puesto en acción”

“los hombres con éxito tienen grandes bibliotecas, el resto, tienen grandes televisiones”

“el éxito no consiste en vivir una vida cómoda”

Francisco defiende que el éxito se sustenta por tres pilares fundamentales: CONOCIMIENTO, PRÁCTICA y FEEDBACK. Las características del éxito no son innatas, y por supuesto todas se pueden aprender. Concibe el éxito como una consecuencia a tus actos, como un resultado de la persona en la que te has convertido. Aporta 7 ideas o pautas que comporta el éxito:

  1. Aprender a vender.
  2. Cultivar las relaciones siempre. Networking
  3. Cultivar hábitos de vida saludables. Y nunca, nunca, dejarnos caer por el “por un día no pasa nada”
  4. Desarrollar buena actitud; ante el fracaso, ante el éxito, ante el rechazo… Buena actitud
  5. Importante de ser productivos. El tiempo es la variable más importante, se puede conseguir siempre más dinero, pero nunca más tiempo.
  6. Jugar en equipo. Y todo lo que implica, competencias comunicativas, capacidad de delegar. Nuestras carencias son suplidas por otros. Las personas con éxito reúnen 3 cualidades: saben pedir ayuda, saben preguntar cuando no saben, y saben delegar.
  7. Importante cultivar y no perder nunca tus valores. La falta de ética te permite llegar rápido a un sitio, pero nunca te permitirá llegar lejos.

Francisco habla al finalizar de competencias clave en diferentes personas con éxito; responsabilidad, constancia, práctica, insistencia, fuera de la zona de confort, abiertas a la experiencia…

 

El tercer ponente fue el deportista Ángel Sanz. (@proyectowow)reimaginando-2016-angel-sanz-4105

No existe la tecla del éxito”. Así empezó su conferencia Ángel, hablando de que no existe una fórmula secreta para alcanzar el éxito, y que si es fácil no te fíes. Las cosas que no cuestan esfuerzo conllevan resultados efímeros.

La tecla a la que se refería, para que sepáis por dónde iban sus tiros, es similar el “EUREKA” del descubrimiento (como dijo Arquímedes años atrás). Es más bien un momento que te pilla de repente, pero no por arte de magia, sino como resultado de mucho tiempo de trabajo (recuerdo cierta clase de neurociencia en la universidad que hablaron de este tipo de fenómenos, pero hoy no es la ocasión).

Ángel, menciona algo que me sorprendió y no esperaba oír. Dijo que una de la características del éxito es que ocurra tu propósito, aunque no seas tú quién lo consiga.

Este autor da predominancia al entorno en el que se desarrolla tu actuación. Además de, por supuesto, la práctica y la constancia.

 

thumb_2El último ponente de la tarde fue Javier Iriondo (@jiriondo). Escritor de los bestseller “Donde tus sueños te lleven” y “un lugar llamado destino” y “los 10 pasos hacia tu cima“. Excelente promotor de la marca personal. Defensor del desarrollo personal.

Emprendedor con varias empresas a su espalda quien nos cuenta su experiencia, los fracasos previos a sus innumerables éxitos.

Todo narrado desde su propia experiencia, lo facilita la comprensión de su ponencia observando a un ser humano que se convirtió en un gran profesional.

Un profesional digno de admirar.

La verdad es que los cuatro ponentes, cada uno en su ámbito, similares todos ellos pero su marca personal, te dejan con ganas de más y hacen que el tiempo se pasara volando.

Un congreso para repetir. Gracias.

cartel_GOTADELEXITO

Hubo un tiempo

Tu sonrisa me contagia

AE_home Película “An education” Por Dinamita en los ojos.

Hubo un tiempo en el que nos quisimos más de lo que está permitido. Era mediados de abril y la primavera empezaba a florecer en tu sonrisa. Me mirabas como si el mundo entero dependiera de mi voluntad, como si tuviera en los bolsillos la cura para todas las soledades.

Ya te digo que era abril, pero lo único que recuerdo es el calor que me abrasaba cada vez que te veía, y es que en mi cuerpo era agosto cuando te tenía cerca, y el Mediterráneo bañaba mi vida cada vez que me besabas. Aquel tiempo en el que nos quisimos sin medidas, fue, sin dudas, el mejor tiempo de mi vida. Sin embargo, ahora hay días en los que el Mediterráneo se me acumula en los ojos y tengo que hacer un esfuerzo sobrehumano para no desbordarme. Cuéntame, tú…

Ver la entrada original 153 palabras más

Hasta siempre amiga. GRACIAS

Bueno meri pepi, efectivamente hoy va eeeexclusivamente dedicado todo todo para ti.

¡Tu vídeo me ha emocionado muchísimo!

Y de verdad que gracias a ti por servir de punto de referencia para muchas personas…

Me reitero en lo dicho, eres una persona digna de admirar, y no sólo por tu forma de trabajar y ser, sino por todo lo que hay detrás de ello. Tu inteligencia, tu constancia, tu persistencia, paciencia… como buscas siempre múltiples soluciones (incluso antes de que el problema llegara a existir).

Gracias a ti por este increíble verano, (junto con el resto de mari pepis) (y todo lo que ahora te voy a echar de meeeeeeeenos!!!!)

Tienes el don de ayudar a quien te rodea a escoger siempre la mejor alternativa, a no rendirse, a seguir levantándose a pesar de cada caída, a luchar, a reír y llorar (de alegría).

¿Sabes qué? Para mí, una de las mejores cosas que me podría decir alguien es que quiere ser como yo. Bueno pues a mi, me gustaría ser como tú. Es más, cuando sea mayor quiero ser como tú 😉

Enhorabuena por tu nuevo éxito y no te voy a desear suerte porque no la necesitas, te voy a desear que te surjan miles de oportunidades para que les demuestres todo lo que eres capaz de hacer.

De verdad, enhorabuena por tu nuevo proyecto, tu nueva vida,tu recompensa a tanto esfuerzo… ENHORABUENA con mayúsculas! Porque si algo he aprendido en mi corta edad, es que la vida no regala nada, y te mereces esta gran oportunidad.

Gracias por dejar que formáramos parte de tu corazón. Pero sobre todo, gracias y mil gracias por haber formado tú parte de nuestra vida!

Voy a echarla muchísimo de menos Señora Recio! Y ahora sí que podremos decir…¡¡ESTO CON ANTONIO RECIO NO PASABA!!

 

Con cariño,

Tu pequeña saltamontes.

 

 

Pd.: por favor, nunca olvides la persona tan increíble y maravillosa que eres! Hasta pronto amiga!

Por aquellas personas que no dejasteis volver

“Cada segundo que vivimos es un momento nuevo y único del universo, un momento que jamás volverá… Y ¿qué es lo que enseñamos a nuestros hijos? Pues, les enseñamos que dos y dos son cuatro, que París es la capital de Francia.

¿Cuándo les enseñaremos, además, lo que son? A cada uno de ellos deberíamos decirle: ¿Sabes lo que eres? Eres una maravilla. Eres único. Nunca antes ha habido ningún otro niño como tú. Con tus piernas, con tus brazos, con la habilidad de tus dedos, con tu manera de moverte.

Quizá llegues a ser un Shakespeare, un Miguel Ángel, un Beethoven. Tienes todas las capacidades. Sí, eres una maravilla. Y cuando crezcas, ¿serás capaz de hacer daño a otro que sea, como tú, una maravilla?”

Estas palabras las dijo en su día Paul Casals. Las leí hace un tiempo y no creí que hubiera mejores líneas que éstas para el post de hoy. Y, ahora, mi pregunta es: ¿En qué nos hemos convertido? En la universidad leí un libro de Viktor Frankl (uno de mis escritores y terapeutas preferidos) titulado “El Hombre en Busca de Sentido” (os dejo el link por si lo queréis consultar). Frankl dijo: “si alguien hubiera matado a Hitler cuando era un niño, ¿habría sido un asesino o un héroe evitando un genocidio?” Estuve mucho tiempo dándole vueltas a la pregunta… Concluí que un asesino, ya que hubiera sido incapaz de predecir el futuro, ¿no? … (He leído también numerosas páginas que defienden que fue ya Freud quien analizó su personalidad, y no muy favorablemente…)

Partiendo de la última pregunta de la introducción ¿seremos capaces de hacer daño a otros? La respuesta evidentemente es SÍ. Y SÍ con mayúsculas. No voy a entrar en debates de dañar por defensa personal porque no quiero dirigir el tema por ahí. Estoy hablando del daño causado hoy en día con el terrorismo.

Recientemente todos hemos oído hablar de Bruselas (y unos pocos de Lahore (Pakistan) donde murieron 70 personas, entre ellos niños, en un atentado contra una escuela infantil, ah bueno que no es 1º mundo y no hacemos luto ni nada…), y antes de esto; Paris, Nueva York, Londres y Madrid. ¿Por qué? ¿De verdad es necesario esta imposición, esta forma de vida? No creo que hayamos sido creados para destruirnos. De hecho el hombre es un animal social, va en contra de nuestros principios.

Imagino que no serviría de nada para ellos, porque son gente sin emoción, con la capacidad de decisión nublada y sumidos en un mundo ajeno al resto de nosotros. Pero me pregunto si esa gente tendrá hijos. Supongo que sí ¿no? ¿Y de verdad les da igual matarlos? ¿De verdad no os afecta traer a seres inocentes a este mundo para después destruirlos? Señores T sean conscientes que jamás recordaremos sus nombres, ni su causa. Nos daréis igual porque estaremos ocupados en recordar a todas las víctimas que vais dejando, aquellas que sí merecen ser recordadas.

Esas personas que nunca volverán a sonreír, ni a levantarse por la mañana para ir a trabajar, puede que algunas nunca tengan un trabajo porque os habéis encargado de quitarle esa oportunidad. Nunca disfrutarán de la vida, ni se enamorarán 2 veces, ó 3 ó 4 ó 5 ó 1000. Nunca viajarán, y algunas nunca volverán. Habéis dejado miles de familias destrozadas porque nunca verán a su víctima. Habéis dejado padres sin sentido de vida e incluso a otros les has quitado la oportunidad de ver crecer a sus hijos. Habéis dejado miles de jóvenes sin la oportunidad de encontrarse a sí mismos. Habéis dejado historias sin terminar y muchos sentimientos en el vacío. Habéis dejado dolor.

¿Y habéis conseguido algo que os beneficie?

Os diré más, tenéis a la mayoría, por no decir todos los países del mundo, unidos en vuestra contra, tenéis nuestro odio y rencor y jamás, tenedlo claro, jamás tendréis nuestro apoyo.

¿Sabéis qué habéis conseguido? Que el resto del mundo luchemos juntos, nos unamos. Pero no como vosotros, no vamos a ser así. Y algún día todo esto terminará y no seréis ni polvo, ni siquiera un recuerdo. Porque sólo vamos a recordar a esas personas que perdimos por el camino.

(Por orden de izda. a dcha., y de arriba a abajo; Bruselas (Mazro 2016), Londres (Julio 2005), Madrid (Marzo 2004), Nueva York (Septiembre 2001), Pakistan (Marzo 2016), Paris (Noviembre 2015))

Por vosotros. En recuerdo a todas las personas que no tenían la culpa de estar ahí y que jamás volverán. Siempre os recordaremos.

Mi HÉROE tiene un cromosoma extra

No sería capaz de recordar el primer momento que le conocí. Ni siquiera mi edad. Son ya muchos años a su lado, riendo, compartiendo, aprendiendo… disfrutando.

A penas se daba nada por ellos. Y menos en una sociedad como aquella. “Hemos evolucionado” dicen… Sí, pero nos queda muchísimo por recorrer.

La persona por la que hoy escribo nació sietemesino, con la falta de gestación que eso implica, en una España de hace casi 50 años, el último de 6 hermanos y con la mejor marca personal que he conocido; un cromosoma de más.

En mi vida he oído millones de veces la siguiente expresión: “cuanto más, mejor”. ¿Y sabéis qué? Que para mí tienen razón. Incluso aquí.

Mi gran amor tiene un extra en el gen 21. Y no habrá nunca mejor forma de aprender, ni en libros, ni en estudios, ni narraciones de familiares… nunca habrá nada mejor que caminar a su lado.

Lo que sí que recuerdo es la sensación de miedo. Y todos los “Y si..” que le acompañan; “y si se cae? Y si se hace daño? Y si se escapa? Y si le pasa algo?”… y aun así, la mejor respuesta es dejarse llevar.

Da igual la característica genética, o la discapacidad o el retraso mental, todo eso da igual, no dejan de ser diagnósticos. Lo que importa es la emoción. Y eso sólo lo sentimos de manera personal cada uno cuando estamos cerca de ellos.

Estoy muy en contacto con el tema de la discapacidad y jamás podré describir lo que se siente, nunca podré trasmitirlo. Simplemente puedo decir, que he encontrado a mi héroe, a mi ídolo. Y no hay vida suficiente para agradecerte tío todo lo que me has permitido aprender.

La psicología me dio la base teórica, pero tú, querido amigo, me has dado la destreza.

Puede que ni siquiera alcance a entender lo que supone la paternidad de una persona con discapacidad. He oído millones de veces todo lo que un hijo con discapacidad no puede hacer, ¿pero qué pasa con lo que sí que puede hacer? De eso nunca nadie habla, cuando realmente se debería reformular en positivo. Porque cuando el niño aprenda a andar con 4, 5 ó 6 años después de tanto tiempo de esfuerzo será un todo un éxito. Y para los padres será un éxito a GRAN ESCALA.

Porque cuanto más nos cuesta conseguir algo, más disfrutamos del resultado.

Pues es esa sensación la que siento al estar con él. Cuando viene por vacaciones a casa y se sienta en el sofá a ver su programa preferido (y sí, digo “su” porque solo puede ser uno, y siempre el mismo capítulo…), a mí me encanta sentarme a su lado. A veces le miro de reojo y veo que me está mirando, entonces levanto la cabeza y le miro con una ligera sonrisa en mis labios. Es entonces cuando él descubre que le he pillado, y se forma la curva más bonita y larga en su cara. Me sonríe y expira aire entornando los ojos. Segundos después me lanza una pregunta, cual sea, cuya respuesta sólo puede ser una “mañana”.

Le debo muchísimas cosas, pero entre ellas, la humanidad y la capacidad de cohesión. La humanidad porque gracias a él aún puedo creer en las buenas personas, puedo creer en el altruismo y en el dar incondicionalmente sin necesidad de querer nada a cambio. Esta capacidad sólo la he conocido en personas como él, el resto siempre esperamos algo a cambio.

Y la capacidad de cohesión voy a intentar que la entendáis con el siguiente ejemplo:

“si él fuera el sol, mi familia sería la tierra. Siempre girando alrededor de él”.

Así es. Todos nuestros años se planifican en función de sus vacaciones. Todos nos peleamos por ver cuanto tiempo pasa en cada casa. Y más que una guerra, es un juego de estrategias, cuanto menos tiempo pase en casa de otros más tiempo pasará conmigo. Es lo que adoro de mi familia. Como reaccionamos todos con él, como le protegemos, miramos, mimamos, buscamos… Me encanta ver cómo nos peleamos por querer tenerle a nuestro lado (aunque donde mejor esté sea en Zaragoza… 😉 )

¿Y sabéis que otra cosa más me ha enseñado? Lo simple de la vida. Que no necesitamos nada para ser felices. Procuro ir una semana al año al centro donde él vive y trabaja. Está en Cedeira, (A Coruña). Es un centro de discapacidad y no sólo de personas con Sindrome Down, hay muchas más enfermedades mentales/trastornos de personalidad y/o discapacidades. Buenos, pues durante esa semana, me rodeo de gente que no tiene instagram, ni Facebook (…), de hecho ni conocen lo que es. Son personas que se mueven en el día a día y mañana ya verán. Son personas verdaderamente felices. Tendrán sus problemas como todo el mundo, pero no os podéis imaginar lo que saben apreciar el presente y lo agradecidos que son con el mundo.

No me quiero extender más, solamente quería intentar trasmitir cómo veo la vida días sueltos al año, cómo se ve la vida desde su punto de vista.

Gracias alteraciones genéticas por darme la oportunidad de aprender de un verdadero HÉROE.

 

Pd: a ti, a mi héroe. Gracias por enseñarme a ver la vida tal y como tú la ves. Te quiero.

¡¿Dónde habré dejado las llaves?!

¿Cómo he llegado hasta aquí? ¿Cuántas veces hemos dedicado demasiado tiempo a buscar las llaves en casa? ¿O acordarnos en un parking dónde está nuestro coche? ¿O simplemente tratar de recordar cómo hemos llegado al sitio que queríamos ir?

Nos enseñan desde pequeños a hacer varias cosas a la vez, y siempre un poco más rápido y siempre mejor. Y al final, es eso lo que diferencia a la normalidad de los que sobresalen. El/la que mejor lo haga, más rápido, más más más…mindfulness-lg

Nos automatizamos, nos movemos por inercia. Por rutina. Creo que las únicas veces en mi vida que he prestado atención al camino de mi casa a la ciudad fue cuando me saqué el carnet de conducir. Después, cuando ya fui capaz de conducir y pensar en mis cosas a la vez, dejé de prestar atención.

Hoy en día me sorprendo mientras conduzco planificando el día, o recordando si he hecho algo, o memorizando todo lo que tengo que hacer y se me ha ido ocurriendo a la marcha y por tanto no lo tengo apuntado (lo que tiene mucha probabilidad de que se olvide). El otro día me sorprendí mucho cuando ni siquiera recordaba que llevaba a mi hermana al lado.

Y es porque me he acostumbrado a ese tipo de vida, esa rapidez, esa exigencia. Automatizo las tareas para poder hacer varias cosas a la vez, y al final, quien mucho abarca….

Fue hace un par de días cuando perdí mi coche en un centro comercial, con varias plantas de aparcamiento…Tras esos minutos de frustración y enfado, porque, para variar, tenía mucha prisa, me vino a la cabeza (y empecé a tomarme en serio) el tema éste del mindfulness.

Lo recuerdo así como algo lejano durante la carrera. De hecho, en su momento, pensé “ay que nervios, vaya pérdida de tiempo, pudiendo hacer varias cosas a la vez…”. Sí, sí…

Para los que aun no os hayáis puesto sobre el tema, el mindfulness es una “nueva corriente” basada en limitarse a vivir el momento presente. Nos piden que presentemos atención al momento del aquí y el ahora, ya sea a los sentimientos, a los pensamientos o a las acciones. Y digo “nueva” entre comillas porque lo único nuevo que tiene es el nombre. Proviene de la meditación budista (que evidentemente de nueva tiene cero). Pero bueno, hoy en día hacer mindfulness es muy cool.

mindfulness_poster_UKPara entenderlo, es todo lo contrario a mi día a día. Si un “mindfulnero” supiera que cuando salgo del trabajo y me meto en el coche mi cerebro empieza “ay tengo que comprar la comida de mañana porque ahora cuando llegue tengo que limpiar y no me va a dar tiempo a cocinar porque después tengo que vacunar a la perra y pasar por casa de mis padres porque me dijeron que mirara….” No quiero ni pensar lo que me haría, pero estoy segura que él si que prestaría toda la atención del mundo en echarme la bronca.

Así que desde aquel día en el parking decidí (intentar) prestar atención a cada acción que hago. Dado que mi punto débil es planificarme mientras conduzco, cogí como truco las revoluciones del coche. Es decir, volver a prestar atención en las pequeñas acciones que ya tengo automatizadas.

Y esa “pérdida de tiempo” como lo catalogué en su momento, ahora me ahorra muchísimo. Las cosas de una en una, y dedicando toooooda mi atención. Así es..

Obviamente (y quienes me conocéis puede que lo penséis), mi trabajo pocas veces me permite dedicar todo el tiempo que me gustaría a hacer las cosas despacio y de una en una. Es más, siempre acabo haciendo 3 ó 4 a la vez, y las voy cruzando unas otras, y al final ¿qué pasa? Que no sé qué he hecho y qué no… Así que me propuse que las cosas una detrás de otra. Y todo lo que se me ocurra que tengo que hacer, ir anotándolo y haciéndolo después.

De este modo, no dedico tanto tiempo a repasar si se me olvida algo urgente por hacer, porque con mucha facilidad recuerdo haberlo hecho.

Pues lo mismo con las cosas cotidianas ajenas al trabajo, las llaves entre ellas.

El secreto está en no sólo hacerlo, sino visualizarte haciéndolo. Mirar, poner la mirada y detenerla durante unos segundos en aquello que tenemos delante.

“Casualmente”, las mañanas que no recuerdo dónde dejo las llaves del coche, coinciden con las tardes que no he prestado atención y he entrado distraída.

Y no vale el dejarlas siempre en el mismo sitio “ah es que siempre las dejo ahí”. Eso da igual, porque un día por el motivo que sea las dejarás en otro sitio sin querer y pensarás “juraría que las he dejado aquí, como siempre”. Pero no. He jurado mil veces y las llaves nunca estaban…

Así que, uno de mis propósitos de este 2016 fue no volver a perder más ni las llaves ni mi coche en un garaje 🙂

buddha-in-the-moment

Os dejo un par de links donde podéis encontrar diferentes tipos de ejercicios:

– Atención al presente: http://www.laatencionalpresente.com/wp-content/uploads/2014/01/2014-Manual-de-ejercicios-para-Atender-al-Presente.pdf

– Auto-observación: http://www.laatencionalpresente.com/wp-content/uploads/2014/07/2014-Manual-de-ejercicios-de-autobservaci%C3%B3n-1%C2%AA-Parte.pdf

 

Espero que os haya gustado y os sirva!

 

Hasta la próxima!!

De vez en cuando no viene mal salirse del camino

Ya sé que llevaba un tiempo sin contaros cosas, y lo siento!! Pero si tenía un minuto libre necesitaba descansar. La razón por la que estaba “desconectada” va muy ligado sobre lo que voy a hablar hoy. Han cambiado varias cosas en mi vida que me “han obligado” a cambiar de dirección. Tenía la opción de seguir con lo que estaba haciendo pero decidí hacer algo un tanto diferente, similar en lo esencial, pero diferente en otros muchos aspectos.

Por eso me gustaría hablar hoy sobre lo bueno que es, de vez en cuando, romper con lo cotidiano y empezar a hacer cosas nuevas.

¿Cuántas veces hemos llegado a un sitio conocido sin darnos cuenta? ¿O nos hemos sorprendido haciendo cosas sin prestar atención? ¿Cuántas veces nos sentimos aburridos de hacer sieeeeeeeeempre lo mismo? ¿Y cuántas necesitamos hacer cosas diferentes?

Supongo que mucha gente no compartirá mi punto de vista y encuentra su propia felicidad en la rutina. De verdad que me parece igual de bien y lo respeto, incluso a veces admiro.

Pero yo no. Y mucha gente tampoco. Personas que transcurrido un tiempo tenemos que hacer algo diferente, porque realmente lo necesitamos. Y con algo diferente no me refiero a cambiar radicalmente de vida. Me refiero a pequeños gestos, pequeñas rutinas que cambian nuestra forma de vida.

cerebro1

Intentando no ser/parecer muy académica tengo que decir que el primer beneficio que supone un cambio de rutina es a nivel cerebral. Si acostumbramos a nuestro cerebro a hacer siempre lo mismo y de la misma forma se nos vuelve muy comodón, lo que supone que con el tiempo nuestra capacidad de reacción ante imprevistos o situaciones novedosas sea cada vez más lenta.

Sin embargo, si le hacemos trabajar y le obligamos a que se encuentre en continuo “cambio”, o mejor dicho en continua adaptación, nos va a venir mejor si en algún momento necesitamos actuar rápidamente.

Podría escribir y escribir sobre psiconeurociencia (me considero muy aficionada) pero tampoco os quiero aburrir :).

¿Habéis visto u oído algo sobre los 21 días para generar un hábito? (He de añadir, que después de escribir este artículo, encontré varios estudios que hablan de 66 días, no 21… :S, sé que es mucha la diferencia de tiempo pero no me puedo mojar ya que no lo sé con seguridad).

Bueno, pues eso es lo que tarda nuestro cerebro en acomodarse a la rutina. Una vez pasados esos 21 ó 66 días somos capaces de hacer cosas prácticamente de manera automática. Y mientras hacemos ciertas cosas, estamos pensando en otras. ¿Hasta qué punto es bueno? Porque una vez que automatizas un comportamiento automáticamente tu atención se va a otro sitio… ¿Y todo lo que te puedes perder por no prestarla en lo que estás haciendo en ese momento? Bueno esta pregunta será para otro día.

¿Cómo cambiar hábitos? Principalmente no poniendo el piloto automático y dejándote llevar. Básicamente en cambiar una conducta diaria por otra, cualquiera, aunque sea una tontería. Simplemente eso.

Vamos a ver un ejemplo. He de admitir que la idea de escribir sobre los hábitos me la ha dio una persona cuando me dijo que había decidido ir al mismo sitio de todos los días por un camino diferente. Probablemente llevase muchos meses caminando por el mismo sitio y viendo lo mismo. El simple hecho de cambiar ha provocado (aunque no se diese cuenta) que se cruzara con diferentes personas o que viera distintos escaparates. Volviendo un poco a lo neurológico, su cerebro es como si hubiera creado un “nuevo mapa” del camino, lo que obligó a “trabajar” un poquito más esa mañana, analizando esos nuevos estímulos y creando nuevas conexiones.

No es necesario hacer cosas diferentes todos los días. Ya sabemos que tardamos 21 ó 66 días en coger hábitos… Aunque sólo sea cambiar un mueble de sitio y tener una perspectiva diferente. Yo de vez en cuando aparco en sitios diferentes, o dejo el coche en el mismo sitio habitual pero llego al trabajo por vías diferentes. Y no me importa que una de ellas suponga invertir 5 minutos más de tiempo. Sé que afronto el día diferente.

trucos-para-agilizar-el-cerebro-8-728

Así que os aconsejo que un día cojáis una rutina, la más simple si queréis, y la cambiéis por otra. Ya me diréis qué tal 😉

Espero que os haya gustado y os sirva

Si queréis saber más aquí os dejo el email

Blogpsicologa15@gmail.com

Gracias

¡HASTA LA PRÓXIMA!

 

Lo que de verdad importa

Sé que hace semanas que no estaba por aquí pero quería esperar a contaros dos historias que tuve el placer de presenciar ayer a las 19:00 h  en Zaragoza en el congreso “Algo+” <<Sobre lo que de Verdad Importa>>. Este tipo de congresos reúne gente de diferentes partes del mundo las cuales narran anécdotas o vidas personales que engloban valores elementales.

Ya que soy muy dada a escuchar este tipo de congresos puedo permitirme la comparativa entre los diferentes ponentes que he escuchado.

Ayer en concreto, escuche la historia de vida de Albert Bosch y Jorge Font (pinchando en sus nombres aparecen sus biografías).

Con el primero me quedé con varios mensajes, o con varas frases quizá. La que más me gustó decía:

 “lo más arriesgado en la vida es vivir siendo algo que no quieres ser

Muy ligado al cumplimiento de sueños ¿no? La segunda frase que más me gusto fue cuando dijo que los sueños no vienen a casa, que hay que salir a buscarlos.

Mc.-Kinley-albert1-OrigDado uno de mis post anteriores, creo que ya sabéis que soy muy partidaria de salir de casa todos los días a dejarse la piel, implicando esfuerzo, adaptación (rápida) al cambio y persistencia (a veces con muuuucha paciencia). Así que está claro que las oportunidades para realizar nuestros sueños no van a venir a buscarnos a la puerta de casa. Y mi opinión es que una vez se nos ocurra, por decirlo de alguna manera, un sueño debemos ir a por ello pero con planificación, no a la locura y aventura. ¿De qué sirve mucha fuerza si no se sabe dosificar? Si aprietas mucho rompes y si no ejerces la suficiente no hay resultado. Total, de nada!!

En cuanto a este “consejo” la entrevistadora le preguntó si recomendaría salir a luchar por cualquier sueño o hay excepciones. Opino que siempre y cuando un sueño no invada las libertades y derechos de otros, adelante. Porque al final, no hay nada que dé mayor felicidad que cumplir un sueño, ¿no?

Esto último me recuerda a otra frase que dijo acerca del tiempo que nos dura la felicidad. Albert contó que uno de sus sueños era terminar una carrera en el Dakar, que después de varios intentos lo consiguió, y aun así no fue del todo feliz porque ya estaba pensando en lo siguiente. (Prometo un post dedicado exclusivamente al poco tiempo que dotamos a los momentos felices).

Volviendo a la primera frase “lo más arriesgado es vivir siendo algo que se quiere ser”. Sin hacer referencia a aquellas excepciones en las que no hay más opción, tras escuchar automáticamente me vino la siguiente pregunta “¿estaré viviendo mi sueño?”. Las ponencias de este tipo me encantan en el sentido de que me permiten detenerme durante un par de horas y analizar mi vida, darme cuenta de lo que realmente me hace feliz y lo que no me aportada nada. Y es esto lo que me permite crecer y madurar.

images (1)El segundo ponente Jorge Font fue también muy en la línea que Albert, pero dándole otro enfoque. Sin duda alguna me quedo con la siguiente frase:

no es la experiencia lo que importa, sino el cuento que te cuentan de ella

Y es verdad que cuando nos vemos inmiscuidos en una situación con cierta severidad, nuestra visión se nubla. Creemos cometer errores garrafales. Y es que lo que importa no es como nosotros nos percibimos, sino el cuento que nos cuentan de cómo lo vivimos. Jorge puso el siguiente ejemplo con estas dos imágenes; el medio es el mismo, pero no la manera en que se mira, se percibe, se vive y se narra.

aaron_fotheringham_sentado_al_limite_1                                 mujer_enmascarada

Otra idea que transmitió Jorge y que relacionó con la ponencia de Albert fue contando que su padre era el presidente de la federación de Figuras de Sky Acuático y puso que la puntuación mínima para entrar en competiciones era 7000 puntos. Jorge le argumentó que era mucha puntuación y narró como su padre le dijo:

“¿Cómo quieres vivir tu vida? ¿Cumpliendo los requisitos mínimos, o siendo la mejor versión de ti mismo?”

Creo que la sociedad (y cada vez más) exige no solo cumplir los requisitos mínimos y sino cumplirlos excelentemente, y para ello no hay que conformarse sólo con hacerlo…

Creo que Jorge es, como muchos otros en situaciones similares a la suya, un ejemplo de superación y esfuerzo. Un ejemplo que a los 19 años tuvo que volver a nacer y volver a aprender a vivir. Y eso no se consigue en casa y sin esfuerzo. Eso solo se consigue dejándose la piel y sacando siempre la mejor versión de sí mismo. Y creo que no hay que tener un accidente grave o estar cerca de morir para tratar de ser siempre eso, lo mejor de mí.

Os dejo un par de vídeos de ponencias suyas de otras ocasiones

Albert Bosch

Jorge Font

Espero que os haya gustado.

¡HASTA LA PRÓXIMA!

Voy a probar a dejarme la piel

Llevaba varios días con la idea de escribir sobre resultados. Pero sobre esos que solo pueden obtenerse a través de esfuerzo diario, a través de no rendirse.

Hace unos días me encontré en una conversación sobre resultados debidos a la suerte o al esfuerzo. Y entonces me pregunté, ¿realmente existe la suerte? Séneca definió la suerte como “la intersección entre la preparación y la oportunidad”.“¿Y la lotería? ¿Y los juegos de azar?” Que sé que es lo que os puede venir a la mente… bueno mi opinión es que en ambas situaciones habéis puesto de vuestra parte para que pase, ya sea comprando un boleto o habiendo aprendido a jugar, ¿no? ¿Y qué hay de la gente con “suerte”? Bueno, al final no deja de ser gente preparada que se encuentra en la situación acertada (oportunidad). post esfuerzo

Pero no es por ahí por donde quiero que vayan los tiros. Quiero encaminar estas palabras a lo que podemos recoger después de tiempo (meses, incluso años) de cosecha.

Quien me conozca sabrá que todavía es pronto para que me ponga a recoger lo que yo misma estoy sembrando. Por lo que no puedo extenderme mucho… 😉

Así que voy a hablar de lo que sí puedo ir recogiendo, porque alguien lo lleva sembrando desde hace mucho tiempo. Hasta hace poco, debido a frustración e impotencia universitaria, me era muy recurrente el pensamiento: “¿de qué me sirve tanto esfuerzo?” En todas y cada una de las veces que me hacía esa pregunta siempre obtenía la misma respuesta de las mismas personas: “Hazme caso, nada es en vano. Al final ya verás como tendrá su resultado. Que la vida no regala nada”.

Ahora lo veo. Veo a personas que toda su vida ha sido esfuerzo tras esfuerzo, horas y horas de no rendirse, de trabajo bajo la lluvia o de reuniones interminables. De volverlo a intentar una y otra vez.

Me rodeo de personas que se dejan la piel día a día en lo que hacen. ¿Y el resultado? Ojalá pudiera describirlo con palabras…

Y es que es cierto que al final lo que obtienes es en la medida de lo que luchas. Porque el mundo no regala nada. Y si lo hiciera, no tendría tanto valor como haberlo conseguido por ti mismo. Y quiero seguir aprendiéndolo y verlo reflejado en la gente.

Admiro a las personas con iniciativa, con proactividad, con ganas de no parar de crecer, con hambre… Y no hablo de superdotad@s-superinteligentísim@s. Para nada. Hablo de personas que se esfuerzan y, que al final, sacan su trabajo les cueste lo que les cueste. Gente con capacidad de solución de problemas y anticipación. Que no se vaya detrás…

Y es que tengo comprobado, que son esas personas las que al final de su vida podrán decir que han conseguido todo lo que se han propuesto. Y probablemente no les haya sido un camino fácil, por supuesto que no. Claro que habrán tenido que andar sobre piedras y no sobre un caminito de rosas. Pero ¿y qué? Nadie dice que los buenos resultados sean fáciles de conseguir…

¿Y de momento mi resultado cuál es? Creo que, de momento, yo soy el resultado de muchos años de persistencia, de esfuerzo y confianza. Muchos años de tener claro el objetivo final. Una educación grabada a fuego y por la que voy a dejarme la piel. Os dejo una imagen con mensajes positivos 🙂

post esfuerzo 1

Espero que os haya gustado y os sirva en vuestra vida.

Podemos estar en contacto en el email: blogpsicologia15@gmail.com

Hasta la próxima!