7 razones por las que nunca se harán cosas realmente buenas. La realidad de unos pocos.

Después de unos días de parón, quiero compartir un artículo que encontré hace unos días por la red. No sé a vosotros, pero este tipo de lecturas me provocan, al principio, tristeza e impotencia, y después, así como de repente, mucha fuerza, ganas de luchar y seguir superándome cada día.

Me hace tener ganas de llegar cansada a casa al final del día sabiendo que me he dejado la piel.

Espero que os guste 🙂

<<Te contaré lo que no te enseñaron en la escuela o en la universidad.

Te contaré acerca de algo que te hará salir de los límites de la vida que conoces, y hacer cosas como, por ejemplo, mudarte de casa de tus padres, dejar tu trabajo, mandar todo al diablo y empezar a hacer algo con tu vida. 

La experiencia que puedes conseguir en la vida real va muchísimo más allá de nuestro sistema educativo; ese tipo de habilidades solo pueden ser desarrolladas si en realidad te encuentras a ti mismo. Cuando pones las cartas sobre la mesa y te encuentras con la posibilidad de caer al abismo. Estas capacidades aparecen sólo si lo arriesgas todo para hacer algo realmente bueno. Si aprendes desde cero las habilidades que creías tener.

Lo que quiero decirte es que no tienes ni la más mínima oportunidad en esta vida ¿por qué?

  1. Porque no has fallado lo suficiente

Vives cómodo en tu entorno y no quieres siquiera intentarlo. Prefieres hablar de cómo se debe aprender un nuevo idioma en vez de aprenderlo, prefieres quedarte sentado esperando a la hora de salida que hacer el trabajo difícil hoy.

Y mientras estás aquí sentado con las manos cruzadas y sin ganas de hacer nada, yo cometo errores, experimento y aprendo cosas nuevas. Cuando pierdo, aprendo y cambio mi camino de tal manera que siempre me lleve hacia adelante.

  1. Porque te preocupa lo que piensen los demás

Porque tienes que encajar, porque crees que ser diferente es sólo bueno si eres diferente de la misma manera que otras personas son diferentes.

Porque tienes miedo de abrazar a tu verdadero yo, por miedo a lo que piense el mundo. Crees que porque juzgas a los demás ellos también te juzgarán.

Te preocupas más por las cosas que tienes en tu contra que las que tienes a favor.

Porque yo imprudentemente voy a abandonar todas mis inseguridades y exponer mi verdadero yo al mundo. Voy a ser inmune a los efectos de tu opinión y estaré de pie desnudo en medio de una multitud de ideas.

  1. Porque crees que eres más inteligente de lo que eres

Debido a que tú hiciste lo que todos los demás hicieron; estudiaste lo que estudiaron y leíste lo que leyeron. Tú aprendiste lo que tenías que aprender para aprobar tus exámenes y piensas que eso te hace inteligente, crees que el aprendizaje es sólo algo que la gente hace en las escuelas. Mientras tú estabas en la universidad, yo estaba estudiando en la universidad de la vida. En vez de aprender sobre el mundo en un aula salí y lo aprendí viviendo. Debido a que no eres inteligente por lo que aprendes en la universidad, es por cómo vives. Porque yo puedo no tener un título, pero te reto a que encuentres un tema del que yo no pueda hablarte de forma coherente.​

  1. Porque no lees lo suficiente.

Lees las cosas que estás obligados a leer o nada en absoluto; crees que la historia es aburrida y la filosofía es una estupidez. Prefieres sentarte a ver televisión en vez de explorar algo nuevo; en vez de adentrarte en el pensamiento de otro hombre al leer un libro y en un intento de comprender mejor el mundo que te rodea.

Debido a que te niegas a reconocer que todo el poder en el mundo proviene de las palabras de aquellos que vivieron antes que nosotros. Que todo está un paso más cerca si sabes expresarte.

  1. Porque no eres curioso

Sólo sabes del mundo que te rodea por lo que te dicen los medios de comunicación controlados por el Estado

Porque no estás dispuesto a preguntarte “¿Y si es todo una mentira?“; aceptar la posibilidad de que tal vez los medios de comunicación tienen órdenes directas de mantenerte distraído.

Porque tú me llamas ”sabelotodo“, pero te niegas a decir que eres un “ignoralotodo”

Porque tengo sed de conocimiento, sin importar el tema. Porque mientras estás ocupado jugando Candy Crush o Megalópolis, yo estoy leyendo acerca de la teoría de cuerdas y la mecánica cuántica.

Porque mientras pierdes tu tiempo con Tosh.o yo estoy aprendiendo cómo editar vídeo, crear sitios web y aplicaciones móviles de diseño.

  1. Porque no haces preguntas.

No cuestionas la autoridad. No te cuestionas a ti mismo. No entiendes el poder del cuestionamiento bien estructurado, y defender lo que crees en la cara de alguien que te dice lo contrario. Eres incapaz de cuestionar la realidad, estás atrapado en una estrategia de supervivencia que tú mismo has creado dentro del sistema en que vives.

  1. Porque te molesta la verdad

Debido a que te niegas a admitir que ni siquiera sabes las cosas que no conoces. Porque no hay un artículo en línea que compense todo el tiempo que has perdido en la vida. Porque incluso si te dijera que todo podría ser diferente mañana, esperarás hasta entonces para empezar a hacer algo al respecto.

Porque te molesta entender que la única persona que te impide ser mejor eres tú mismo.>>

Os dejo su web por si queréis conocer más historias: http://raymmar.com/

Hasta la próxima!

Tengo una entrevista de trabajo… ¡¿Qué me pongo?!

¿Traje o vaqueros? ¿Pantalón o falda? ¿Me maquillo? ¿Qué colores me pegan? ¿Cómo me peino? ¿Qué complementos utilizo? ¿Tendré que quitarme los pearcings? … looks-entrevista

La respuesta universal a todas esas preguntas es DEPENDE. Depende del puesto, depende del cargo de la persona que te vaya a hacer la entrevista, depende de cómo sea la entrevista, depende de cómo sea la empresa.

camisasImaginemos la siguiente situación: una persona es convocada a una entrevista para ocupar un puesto cuya función principal será formar a los empleados en determinadas habilidades. El puesto es el mismo para las siguientes dos empresas; una se dedica a la banca y la otra es una multinacional que se dedica a crear páginas web conocidas.

Si fuera yo, a la primera no iría con vaqueros y jersey colorido ni a la segunda con traje oscuro.

¿Consejo? Cuando te llamen para convocarte a una entrevista trata de sacar toda la información que puedas. No vas a parecer pesad@, al contrario, estás mostrando interés. Te lo digo porque no es lo mismo una entrevista en un despacho que en un almacén. Si no estás de cara al público, quizá la ropa no sea tan esencial, o si quieres optar a un puesto de maquilladora ir mal maquillada…

¿Solución? Investiga la empresa. ¡¡Analízala y estúdiala!! Vete unos días antes y observa cómo va la gente. Volviendo al ejemplo anterior, y defendiéndome bajo los estereotipos de hoy en día sin entrar al detalle de si es correcto o no, un banco siempre optará por una imagen más tradicional y conservadora, mientras que, probablemente, una multinacional de diseños web valorará más la “extravagancia” que rompe con lo tradicional. (Aunque si me permitís mi opinión, creo que esto está cambiando).

¿Por qué he mencionado antes el puesto de trabajo? Porque por experiencia no recomendaría ir con pantalones ajustados, traje o falda a una prueba de carretilla… Ni en vaqueros rotos y top a un puesto en una oficina. Recuerda que no hay que demostrar lo muy a la moda que se puede estar, a no ser que optes a una revista de ropa.

Continuando por la vía de la vestimenta, ¿sabías que los colores nos comunican información? No hablo del estilo, simplemente del color. Indagando en varias páginas de internet he concluido lo siguiente sobre los colores:

  • NEGRO: sinónimo de elegancia. Pero asegúrate que la tela es de buena calidad o podrá parecer desteñida, y tampoco lo recomiendo mucho si hay problema de caspa. Tampoco lo recomiendo sin utilizar algún tipo de complemento que aporte algo de “luz”. ¡¡Puede parecer que venimos de un entierro!!
  • AZUL MARINO: en mi opinión, el color más elegante. ¡¡Pero para gustos los colores y nunca mejor dicho!! Inspira profesionalidad. Combinado con un granate que no destaque en exceso podría ser una opción acertada.
  • GRIS: junto con los dos anteriores, se considera elegante. Pero cuidado con transmitir aburrimiento o excesiva seriedad. Antes optaría por alguna de las opciones anteriores.
  • AMARILLO: transmite fuerza, energía y alegría. Se relaciona con la creatividad y el pensamiento abstracto. Cuidado con abusar de él, durante la entrevista tu objetivo es que te escuchen, no tanto que te vean.
  • ROJO: sin ser muy académica tengo que decir que está demostrado que el rojo activa el Sistema Nervioso (el cuerpo). Por eso se considera el color del amor, pero cuidado, también se relaciona con la ira… Transmite dominancia. Utilízalo más como un complemento que como un básico.
  • ROSA: en modalidad suave podría ser un buen aliado. Evita el rosa intenso y la necesidad de llamar la atención.
  • MARRÓN: se relaciona más con lo rural que con lo urbano. No es una buena recomendación como básico, aunque sí como abrigo. Siempre que no se combine con otros colores oscuros.
  • VERDE: muy relacionado últimamente con temas ambientales. Aunque a veces refleja la luz y nos da un tono de piel muy peculiar… así como con cara de mareo.
  • Naranja: mi opinión es que es demasiado arriesgado. Arriesgaría más por un tostado que un naranja chillón. A no ser que la entrevista fuera en una agencia publicitaria, entonces sí porque estás transmitiendo extroversión y pensamiento original.
  • BLANCO: no tengo mucho que decir. Inspira transparencia y elegancia. Nada que esconder


Otro tema importante es el uso de pearcings o tatuajes. Mi opinión personal es que cuanta menos información se de sobre nuestros quehaceres personales mejor. No digo que esté bien o esté mal, simplemente pienso que no hay por qué dar información añadida irrelevante para la ocasión. Creo que no hace falta decir más.

Por último, hablemos de tacones. Si la ocasión requiere recurrir a una vestimenta de traje, vestido o falda ¡ÚSALOS! No sólo estilizan la figura sino que además tienen el poder de transmitir seguridad y fuerza. No te excedas con la altura, recuerda que nuestro objetivo es la elegancia, no la extravagancia. Tampoco recomiendo los tacones que incluyen una plataforma en la parte delantera, por lo menos no para una entrevista de trabajo. tacones-sin-plataforma-default-31443-0

¿Me he dejado algo? Hagamos repaso, os he dicho que depende. Que depende del puesto, del entrevistador y de la cultura de la empresa. También os he hablado de lo que pueden llegar a transmitir los colores. Y mi opinión sobre los tacones. Pues sólo me queda recordarte que detrás de todos los consejos está tu estilo y personalidad, la cual al final es la que te acompaña 24 horas al día. Se fiel a tu estilo pero sin des-adaptarte a la situación.

Deseamos que os haya gustado y esperamos no haberos dejado con ninguna duda! En tal caso, no dudes en decírnoslo comentando más abajo o en nuestra dirección de correo electrónico: blogpsicologia15@gmail.com

¡HASTA LA PRÓXIMA!

¿Lo es todo el dinero?¿Qué hay del Salario Emocional?

¿Qué es el salario emocional? ¿lo es todo el dinero a final de mes?

Está claro que, a nivel económico, el salario lo es casi todo en cuanto a comodidad de vida, pero…¿qué hay de la calidad? ¿De qué sirve un buen sueldo si en el trabajo nadie te reconoce todo lo que vales? ¿O nadie te alava tus éxitos? Podrá servir los primeros meses quizás, pero, ¿y luego? ¿Qué hay de esa “palmada en la espalda”? ¿O del bienvenido “buen trabajo” de tus compañeros o jefes?

De esto va a tratar el post de hoy. Hace tiempo que no tocábamos el blog, Así que después de un parón veraniego, y con un tema muy importante sugerido en su momento, volvemos a escribir.

¿De qué hablamos cuando nos referimos al salario emocional? Hablamos de todas aquellas retribuciones (NO ECONÓMICAS) que un empleado recibe en su trabajo. Todos aquellos refuerzos positivos, enhorabuenas, reconocimientos sociales, ser el empleado del mes…etc, que le motivan y le incitan a superarse y le dan valor a su día a día. ¡OJO! Sería un error pensar que estás acciones pueden ocasionar un aumento en la competitividad, porque, de hecho, lo que se está buscando es compañerismo.

En Psicología Educativa (por ejemplo: Teoría del Aprendizaje Social de Albert Bandura) vimos que, a raíz de numerosos estudios, los niños afianzan conductas con mayor eficacia y efectividad tras recibir un refuerzo positivo (lo que entendemos por premio) que un castigo, y que el premio más potente de todos era el Reconocimiento Social. Esta teoría extrapolada a la Psicología del Trabajo y los Recursos Humanos se relaciona con el salario emocional en cuanto a que ese reconocimiento social en un trabajador da lugar a ventajas evidentes que lo económico no puede llegar a alcanzar.

SALARIO EMOCIONALPero no solo se considera salario emocional a ese “buen trabajo compañero”, también podrían ser jornadas con tus compañeros y jefes fuera del trabajo, días familiares, detalles… Es decir, al final, cualquier cuestión de carácter no económico que satisfaga necesidades familiares, personales y profesionales.

Otro claro ejemplo que refleja lo que estamos hablando, es la famosa Pirámide de Maslow sobre las Necesidades Humanas. En la parte de Seguridad, encontramos aquellas necesidades “materiales”, se podría decir, que nos permiten llevar una vida cómoda. ¿Y qué hay por encima? Gestos como el afecto, la confianza, el respeto, el reconocimiento…

¿Qué VENTAJAS supone aplicar este tipo de gestión de personal?:

  • menor índice de rotación
  • disminuir el estrés
  • aumenta la satisfacción de los trabajadores, así como su compromiso
  • buen clima laboral
  • superación personal

Y seguro que nos dejamos muchísimos más…

Y es que aunque el dinero te de comodidad, en muchos casos no te da calidad. Porque, ¿de qué sirve una buena nómina a final de mes si tienes miedo de ir a trabajar? ¿Si nadie te reconoce lo que vales, o tu esfuerzo? Nuestra opinión es que no sirve de mucho…

Os dejamos este vídeo de Jaime Leal, un conferenciante internacional que describe gráficamente las ventajas que supone el salario emocional:

https://www.youtube.com/embed/VX8WzKHOzwY“>http://

Esperamos que os haya gustado! No olvides dejar tu comentario.

Recuerda que si quieres que hablemos de algo que te interese saber solo tienes que escribirnos a: blogpsicologia15@gmail.com

Cuatro errores inconscientes que pueden descartarte en una entrevista

Durante una entrevista, ya sea de trabajo o de otra índole, no sólo debemos centrarnos en lo que contamos, sino también en cómo lo contamos. La imagen que trasmitimos mediante nuestros gestor, actuaciones, posturas, miradas, etc., puede delatarnos en cuanto a determinados aspectos de nuestra personalidad. Así que consideramos importante hacerse consciente de ello.

El lenguaje no verbal (es decir, miradas, estar sentado en la silla del despacho y mover la pierna todo el rato, mordernos las uñas…) nunca miente. Y no sólo eso, sino que además revela mucho sobre nosotros mismos.

A continuación vamos a describir cuatro situaciones inconscientes que pueden perjudicarnos en una entrevista.

1. No llegues tarde a la entrevista

“Bah eso es obvio”. Eso es lo que muchos pensamos cuando alguna vez nos hemos encontrado en charlas de este tipo. “¿Cómo voy a llegar tarde?” Bueno, supongamos que yo, desde la noche anterior, calculo minuto a minuto mis pasos hasta la hora de la entrevista. Pero, ¿y si se me rompe el coche?, ¿y si el autobús se rompe o llega más tarde de lo normal? ¿y si….?.

Es muy importante tener en cuenta todos los posibles imprevistos que pueden aparecer. Es preferible llegar al sitio mucho antes y hacer tiempo tomando algo que caer en estas situaciones.

Llegando puntual a los sitios, transmitimos seriedad, respeto y educación. Llegando tarde, además de hacer perder el tiempo a la otra persona también les hacemos creer desinterés por nuestra parte.

2. No te vistas de cualquier manera

¡Por supuesto! No vale cualquier manera. La ropa que elijamos para la entrevista tiene que ir acorde con nuestro estilo y manera de ser. Aunque esto también nos puede valer para todas situaciones. Yo no puedo ir a hacer footing con tacones ni al trabajo en chándal.

¡Recordemos que todo cuenta! Por ejemplo, el color negro se identifica con la “seriedad” o “profesionalidad” y los vaqueros dan a entender más “informalidad”.

3. No dejes que los nervios se apoderen de ti

Otra cosa importante, y no siempre fácil de controlar. Si entramos con miedo en una entrevista podría cerrarnos las puertas al puesto, ya que el entrevistador podría notarlo.

Está demostrado que los nervios, en cierta medida, ayudan a nuestra activación pero….¡no podemos pasarnos!

No transmitiendo ese miedo/nervios, estamos dando a entender que somos personas seguras de nosotras mismas. ¿Cómo demostrarlo?:

-Al entrar, saludamos con un apretón de mano firme (¡sin estrujar la mano pero que tampoco sea tan suave!). con esto transmitimos confianza.

-Durante la entrevista, debemos demostrar seguridad en función de la actitud y el cómo respondemos a las preguntas. No debemos mentir, no nos sirve de nada y encima seguro que nos pillan. Seamos sinceros y sin dudar, con firmeza en el tono de voz (¡pero sin gritar demasiado, no queremos que se asusten!).

-También es aconsejable que nos sentemos rectos pero ligeramente inclinado el cuerpo hacia delante. Mirándole a la cara y asintiendo de vez en cuando.

4. Evita realizar ciertos gestos

Como mencionamos anteriormente, durante la entrevista tenemos que evitar determinados gestos que nos pondrían en inferioridad frente a otros candidatos. Por ejemplo:

-Sentarse en la silla reclinado hacia atrás y apoyado en el respaldo denota pasotismo y desinterés.

-Cruzar los brazos en el pecho transmite inseguridad, o mover continuamente las piernas.

-No mantener el contacto visual con el entrevistador (lo que hemos dicho anteriormente de mirarle a la cara). Porque no haciéndolo, damos a entender timidez.

Es importante que identifiquemos todos aquellos gestos que tengamos inconscientes (por ejemplo el mío es morderme las uñas) para controlarlo durante las entrevistas. Como dice la escritora Elsa Punset, “el lenguaje no verbal es el lenguaje secreto de las personas. Decimos mucho más cuando no utilizamos palabras que cuando hablamos”.

Por último, hacerles saber a los lectores, que el hecho de llegar a la entrevista ya te pone en las fases finales de la selección. Así que ¡ENHORABUENA! Piensa que si estás ahí es porque consideran que vales. Pero no sólo tienen que pensarlo ellos, ¡TE LO TIENES QUE CREER TÚ!

El insomnio…

Los trastornos del sueño… un tema que llama la atención de muchos de nosotros. ¿Por qué? Porque nos sentimos todos concertados cuando se habla del sueño. A todos nos ha pasado no poder dormir y contar ovejas durante horas. A todos nos ha ocurrido alguna vez no poder levantarse de la cama y dormir hasta la dos de la tarde. Todos nos hemos asustado al despertarnos con esa desagradable sensación de caer al vacío, como si nos empujaran de un edificio de diez pisos, para luego darnos cuenta de que lo más bajo que podemos caer es de la cama. Así que en este post vamos a contestar a algunas de las preguntas más comunes sobre los trastornos del sueño, nombrando algunos de ellos, y estudiándolos a partir del manual diagnóstico que nosotras solemos usar, el DSM-5.

El más común y el que genera más preguntas es el insomnio primario. Usamos y abusamos de la palabra “insomnio” siempre que nos cuesta dormirnos. Pero el insomnio es un trastorno de verdad, y lo podemos encontrar en el DSM-5. En este manual los dos criterios “principales”, digamos, para diagnosticar un insomnio primario son:

A.  El síntoma predominante es la dificultad para iniciar o mantener el sueño, o no tener mucho sueño reparador, durante al menos 1 mes.

B.  La alteración del sueño (o la fatiga diurna asociada) provoca malestar clínicamente significativo o deterioro social, laboral o de otras importantes de la actividad del individuo.

Así que, como podemos ver en el Criterio B: no padeces este trastorno si solo te costó dormirte anoche. Para eso, la falta de sueño tiene que ser significativa como para impedirte funcionar bien, no de manera puntual como lo haría una mala resaca, sino de manera más crónica, más duradera.

¿Pero queé puede desencadenar este trastorno? ¿Una pesadilla? Pues no. Las causas que asocia el DSM-5 al trastorno son entre otras un aumento en el nivel de alerta fisiológico – estar demasiado activados para dormir – o condicionamiento negativo para dormir – lo que se define como tener pensamientos intrusivos o repetitivos, preocupaciones intensas y malestar por no dormir, así como hábitos malos que hacen que asociamos el hecho de dormir con cosas que no tocan.

  Por eso, uno de los tratamientos más eficaces y simples es mejorar los hábitos de sueños. Son simples, en teoría, pero estos cambios son más difíciles para unos que para otros. Por ejemplo:

–  Mantener un horario de sueño consistente; tratar de despertarte e irte a dormir a la misma hora. Eso significa que si tienes que madrugar para ir a trabajar, mejor evitar dormir hasta las 3 de la tarde el domingo, sino obviamente no te podrás dormir por la noche, y luego te costará levantarte, etc. Es un circulo vicioso, así que mejor cambiar este hábito.

–  Evitar las bebidas con cafeína durante las 8 horas antes de dormir. Así que, deberíamos olvidarnos del cafecito con la merienda o el vaso de coca cola al cenar, mejor tomarse una infusión o beberse un vaso de agua.

–  Evitar el ejercicio por la noche. Como hemos dicho antes, una de las causas del insomnio puede ser nuestro nivel de activación. Cuando hacemos ejercicio, secretemos hormonas, como la conocida adrenalina, que aumenta nuestro nivel de alerta fisiológico. Por lo tanto, si padecéis insomnio os aconsejamos no hacer ejercicios después de las 8 de la tarde. Lo mejor es favorecer un ambiente de calma antes de dormir.

–  Por último, estaría bien evitar que la cama se convierta en un lugar de conductas que no tienen nada que ver con el sueño como ver la televisión, comer, leer, ver películas, estar con el ordenador…

Una mejor higiene del sueño es muy importante, pero existen otros tratamientos farmacológicos y psicológicos, o la combinación de los dos, que son muy eficaces. Así que, si cambiar vuestros hábitos de sueño no funciona, no os preocupéis, existen otras soluciones, aunque este punto es muy importante, quizá no como cura en sí, pero sí como prevención de futuros episodios.

¡Esperemos que os sirva!

¿Ser inteligente quema más calorías?

En términos generales, sí. 

Las áreas del cerebro que son más activas reciben un flujo sanguíneo mayor y consumen más glucosa.

Este incremento de flujo sanguíneo es lo que permite que los aparatos de resonancia magnética funcional detecten la actividad cerebral.

Podría pensarse que una persona menos inteligente necesita emplear más calorías cuando intenta resolver un problema, pero un estudio de 1995 de la Universidad de California, en Irvine, concluyó lo contrario.

Cuando un problema mental te parece fácil, es porque tienes más neuronas que pueden ayudar a resolverlo. Tu gasto de energía es más alto, pero tu percepción subjetiva del esfuerzo requerido es menor.

Sin embargo, esta investigación sólo estudió el uso de corto plazo en sujetos que se concentraban en resolver un problema.

El resultado no puede generalizarse para concluir que un cerebro con mayor coeficiente intelectual usa más calorías en un día común y corriente.

Y en cualquier caso, el número de calorías extra que se queman durante el proceso de pensar es muy pequeño comparado con los requerimientos de base del cerebro cuando no está haciendo nada.

Tu cerebro necesita unas 300 calorías al día sólo para mantener sus propios tejidos. Concentrarse en problemas difíciles sólo incrementa esto unas 20 o 50 calorías al día. Es más o menos lo mismo que quemarías si caminas cuatro minutos.

Así que, a menos que estés tratando de resolver sudokus mientras caminas en una correa de ejercicio, la actividad mental de hecho reducirá el número de calorías que quemas en total simplemente porque al detenerte a pensar no estás haciendo actividades más físicas.

En el siguiente vídeo os mostramos un ejemplo de cómo funciona el cerebro a nivel neuronal, aunque lo enfoca más desde las emociones.

https://www.youtube.com/embed/wakeQ1PJGz4“>http://

Esperemos que os guste…¡Hasta la próxima!

Inteligencia Emocional – Dr. Goleman

A petición de una seguidora de Zaragoza, hoy en el post vamos a hablar sobre Inteligencia Emocional (IE en adelante). Todo el mundo que haya oído este concepto, es muy probable que le venga a la mente el famoso Dr Daniel Goleman. Pues bueno, el origen de la IE viene de la mano del libro “Frames of Mind” del Dr. Howard Gardner, quien se inició en el mundo de las inteligencias múltiples (todavía aún no se habían nombrado como Inteligencia Emocional). Y que luego, en manos de Goleman, se difundió rápidamente.

El termino Inteligencia se define como “la aptitud que nos permite recoger información de nuestro interior y del mundo que nos rodea, con el objetivo de dar la respuesta más adecuada a las diferentes situaciones que vivimos en el día a día”. Pongamos un ejemplo: en función del sitio, o del entorno en que nos encontremos, sabemos cómo saludar, cómo ir vestidos y más o menos qué decir…

Volviendo al tema de la IE, el Dr. Goleman reconoce dos tipos de mentes, la mente que piensa (mente racional) y la mente que siente (mente emocional). De este modo, el Dr. define la IE como “conjunto de destrezas, capacidades y competencias no cognoscitivas que influyen en la habilidad de una persona para conseguir el éxito enfrentando exigencias y presiones”, es decir, conjunto de habilidades que de manera INconsciente influyen en la persona para conseguir que se dé la respuesta más exitosa e inteligente posible. En otras palabras, una buena IE nos ayuda a sobrevivir en el medio y salir airosos de situaciones complicadas.

En el vídeo que se muestra a continuación, se ve un experimento con niños a los que se les explica que si esperan un tiempo sin comerse el caramelo que tienen delante, cuando vuelva el examinador se podrán comer ese y otro más. Este vídeo es un claro ejemplo de la mente emocional (la que no piensa en el futuro, se mueve por instintos, por gratificaciones inmediatas) y la mente racional (la que planifica, pospone recompensas porque sabe que la espera le da mejores resultados)

https://www.youtube.com/embed/wTIqlZe-ets“>http://

Pero, ¿cómo lograr ese buen equilibrio entre ambas mentes? Goleman relaciona las mentes que tienen una buena IE, con determinadas competencias tanto personales como sociales.

Por lo que, según Goleman, la IE se relaciona con:

–  Competencias personales:

Autoconocimiento

Autocontrol emocional

Motivación

–  Competencias sociales:

Empatía

Habilidades sociales

Hombres y mujeres con una inteligencia emocional desarrollada se comportan de manera social y alegre, con una notable capacidad de compromiso, asumiendo responsabilidades, siendo solidarios, expresando sentimientos abierta y adecuadamente y comunicándose de forma fluida. En muchas ocasiones estamos de “bajón”, desanimados, tristes, apáticos…tal vez hemos tenido un mal día, tal vez algo no salió cómo esperábamos, tal vez queramos tirar la toalla y pensemos “no sirvo, no valgo, esto no es lo mío, debería dedicarme a otra cosa… qué desastre”. En estos casos la IE es el motor que mantiene arriba nuestros niveles de ánimo y motivación. Y en estas situaciones, ¿tú cómo te animas, cómo te motivas, qué sueles hacer? Para esos momentos de “lo dejo todo/me rindo”, os dejamos un vídeo de esos que sin saber por qué, motivan. ¡Ánimo! Piensa que la vida es un conjunto de momentos, y que el valor emocional de muchos de ellos sólo depende de ti!!!

https://www.youtube.com/embed/78KQ31-BDH0“>http://

Deseamos que os haya gustado y que os sirva en el día a día!